18 jul. 2010

Sólo podía ver a tus tristes ojos decir a los míos que te hacía falta.
Un golpe de depresión me invadió, y tu me mirabas inclinando la mirada levemente

Lo más triste es que yo sé la forma de darle brillo a tu vida. Pero tu ahora estás perdido.
Sólo miras hacia otro horizonte. Y ya no hay forma de hacerte cambiar.
Espero que por lo menos, mi nombre junto a mi esencia esté
en algún pequeño pero no menos apreciable lugar de tu mente.
De tu corqzón. De tus recuerdos. De tus dibujos. De tu instinto.
De tu ser. Espero que algún día, te des cuenta de todo esto. Como yo, el día de ayer.


No hay comentarios: