11 sept. 2011

Más que una confesión, podría decir que esto es la afirmación de que las historias más tiernas, son las que nunca cuentan su final.


No hay comentarios: