30 nov. 2010

La tristeza no espera, ni pide permiso, ni te manda una carta,
llega, te arranca la sonrisa y oscurece el panorama.



No hay comentarios: