19 oct. 2010


"Ocultando sus pensamientos al hombre a quien ama, una mujer puede perder la ocasión de despertar su amor, y es un triste consuelo para ella pensar que nadie se ha enterado de que estaba enamorada. En los enamoramientos cuentan mucho la gratitud y la vanidad; de ahí que sea peligroso dejar que surjan por sí mismos. Su inclinación puede ser espontánea y empezar como una sencilla preferencia, cosa muy natural; pero somos pocos los que tenemos suficiente valentía para enamorarnos del todo si la otra parte no nos anima. De diez casos, en nueve aconsejaría a las mujeres que demostrasen más afecto del que realmente sienten, pues todo puede quedar en simpatía si ellas no le animan al caballero a continuar."

(Orgullo y prejuicio)

No hay comentarios: